miércoles, 1 de diciembre de 2010

ARMIC Estación oficial radioaficionados visita Benedicto XVI

Visita de Benedicto XVI; una activación en tres planos.


Radioaficionados de ARMIC, La Asociación de radioaficionados de la ONCE en la visita del Papa en Barcelona

Aunque los radioaficionados formamos parte activa de la sociedad, el conocimiento público que se tiene de nuestras actividades y del papel que podemos representar en la colectividad es, desgraciadamente, escaso e inexacto. El relato que sigue es una muestra de lo que se puede hacer para tratar de corregir esa carencia.




En  ARMIC, siguiendo la línea marcada desde tiempo atrás por su presidente Manel Dotu EA3EJA, recientemente fallecido, y ahora por su mánager, Toni Moyano EB3EPP, están firmemente decididos a corregir el desconocimiento que de nosotros se tiene entre la sociedad.


Y para ello, nada mejor que estar presentes, como radioaficionados, con sus equipos y antenas, en cuantos lugares y eventos se den con presencia de público –y mejor aún– con presencia de los medios de comunicación. Esa circunstancia se daba, y en grado superlativo, con la visita del papa Benedicto XVI a Barcelona para la dedicación del Templo de la Sagrada Familia, evento en el que estaba garantizada la atención de los medios de difusión.


Si se conseguía estar presentes en alguno de los actos y en puntos donde despertásemos la atención de los medios, podía esperarse ganar algún punto en la difusión de nuestro mensaje. Para esta ocasión, Toni desarrolló un proyecto en tres planos: 

1) Registrarse como periodistas y hacer acto de presencia en el Centro de Prensa de la visita, instalando allí una completa estación de radioaficionado, para lo cual se solicitaría un indicativo especial. 

2) Tratar de conseguir acreditaciones para la tribuna de radio junto al templo de la Sagrada Familia e instalar allí otra estación de radioaficionado, con otro indicativo especial, 

3) solicitar a la Casa de S.M. el Rey autorización para usar un indicativo con el codiciado “número cero”, justificado por la presencia de los Reyes en nuestra ciudad el domingo 7 de noviembre. 


Y si se conseguía esa autorización, se trataría de doblar la dificultad solicitando a Telecomunicaciones usar como sufijo “EJA” que corresponde al que usara Manel Dotu (q.e.p.d.), como homenaje al desaparecido presidente del radio club.



¡Bingo!



Decían los latinos “Audaces fortuna iuvat”, es decir, que la fortuna ayuda a los audaces, y en esta ocasión así ocurrió: El Arzobispado de Barcelona aceptó la acreditación de siete “periodistas técnicos” y un fotógrafo adscritos al radio club y Escuela de Radio ARMIC con acceso al Centro de Prensa; se consiguieron cuatro acreditaciones para otros tantos “técnicos” y una mesa en la tribuna de radio (situada frente a la fachada del Nacimiento del templo de la Sagrada Familia y próxima al palio desde el que el papa Benedito XVI rezaría el Ángelus), y la Casa de S.M. El Rey remitió la carta con la autorización para el uso del número cero por todo el día 7 de noviembre y asignado a la estación colectiva. 


Francesc Xavier Paradell - EA3ALV operando el indicativo especial de radioaficionados EG3VP desde el centro de prensa de la visita del Papa Benedicto XVI

Con todo ello, sólo era cosa de solicitar los indicativos especiales, lograr las necesarias adhesiones de miembros del radio club y colaboradores, preparar material suficiente, difundir la noticia a tiempo, crear una tarjeta QSL adecuada (o varias)... y cruzar los dedos para que todo se cumpliese dentro de plazo y según lo proyectado. 



A su tiempo llegaron las autorizaciones de Telecomunicaciones para el periodo del 4 al 14 de noviembre de los indicativos especiales: EG3VP (corto y conciso, especial para CW y que se usaría principalmente en la estación del Centro de Prensa), EG3VSP, más explicativo “Visita Santo Padre” para fonía y que se usaría primero en la estación de la tribuna de radio junto al templo y finalmente el autorizado para todo el día 7 de noviembre: EG0EJA (decisión excepcional y por deferencia de la Jefatura de Inspección de Telecomunicaciones de Barcelona). Sin embargo, es de justicia aclarar que estos logros no lo fueron tanto por la audacia como por la insistencia, constancia y el “saber moverse” de Toni Moyano por los entresijos de los distintos organismos involucrados en el acontecimiento.



Manos a la obra


Vista de una de las tres estaciones oficiales de radioaficionados de la visita del Papa Benedicto XVI a cargo de la asociación de radioaficionados de La ONCE (ARMIC) ubicada en el centro oficial de prensa de la visita

Para conseguir llevar a la práctica lo proyectado se precisaba un equipo humano, unos medios técnicos y una considerable dosis de habilidad y “mano izquierda” para sortear con fortuna los previsibles inconvenientes que aparecerían durante la fase de instalación de antenas y equipos. Para el equipo humano, en principio se contaba con el propio Toni EB3EPP, con Xavi EA3CC y su XYL Nuria EA3GTY; con “Sam” EA3CIW, Juanjo EA3DYB,  Toni  EA3GYE,  José  Manuel EB3FID, Sergi EA3AOI, Manuel EA3BCK y con este autor, EA3ALV.



Para la estación del Centro de Prensa dispondríamos de dos estaciones completas de HF y una de VHF. De las primeras una se armaría con el equipo, un ordenador personal y un dipolo rígido para 40 metros de Juanjo EA3DYB, que aportaría su práctica en modos digitales y la otra sería una estación completa para fonía y CW, con una radio de HF de Xavi, EA3CC y su antena de cuadro, que operaría en 20 metros y bandas superiores. Más una estación de VHF, que serviría de enlace.


Para la estación en el exterior del templo, y teniendo en cuenta que ésta sería una instalación con muy pocas horas de actividad, reducido margen de tiempo para instalación y desmontaje y previsibles dificultades para transportar el equipo, se había pensado en una radio pequeña, una de EB3FID una IC-7000 o similar y dotada de acoplador y un dipolo de hilo que colgaríamos de cualquier punto apropiado.


El “maldito Murphy” se afanó un tanto para fastidiar la realización del triple proyecto, pero fue en vano; a cada trastada suya, el grupo respondía con una contramedida. Por ejemplo, hubo que rechazar cortésmente por inadecuada la primera ubicación que se nos había asignado en el Centro de Prensa, rehacer la instalación de las mesas y prolongar el cable de alimentación del dipolo para 40 metros. En paralelo, hubo que luchar contra imprevistos en la distribución de las tarjetas de acreditación (se rumoreaba que se había extraviado una caja de ellas y la policía tuvo que montar una estación de fabricación de tarjetas extras, lo cual ralentizó hasta casi provocar la exasperación a no pocos  periodistas).


Asimismo les surgieron compromisos laborales inaplazables a miembros destacados del equipo y los responsables de la organización nos pidieron en ocasiones plazos y condiciones casi imposibles para la instalación de antenas y equipos, aunque entraron en razón en cuanto se les explicaba en detalle lo proyectado.



Al fin, y desde el Centro de Prensa ¡al aire!




En la tarde del viernes 5 se pudo empezar a transmitir con el indicativo EG3VP y efectuar los primeros contactos con buena respuesta, especialmente en PSK31 a cargo de Juanjo, EA3DYB. La forzada ausencia de Xavi, EA3CC por razones laborales y nuestra torpeza para afinar la crítica sintonía de la antena de aro retrasó un tanto la salida al aire de la estación de fonía, hasta que una llamada al móvil de Xavi nos proporcionó la confianza necesaria para acertar con el punto de resonancia.


Monjas periodista en el centro de prensa de la visita del Papa Benedicto XVI junto a la estación de radioaficionados de ARMIC

De pura anécdota hay que señalar que el manipulador telegráfico (una valiosa reliquia de la II Guerra Mundial y que Xavi EA3CC maneja con soltura) me resultaba tan pesado de manejar, que ante el riesgo casi cierto de pillar una tendinitis metacarpiana (el viejo “mal de los telegrafistas”) este autor se decidió a acercarse a casa y aportar un manipulador de palas, con el que la operación en CW resultaba mucho más cómoda.


En la mañana del sábado día 6 recibimos la visita de las reporteras de la TVB (Televisió de Barcelona), que grabaron una entrevista en la que el secretario de L´Escola de Ràdio ARMIC, Emili EA3FTW expuso los objetivos esenciales de la asociación y donde yo, en una breve intervención, expliqué los motivos de nuestra presencia como radioaficionados en el evento.


Si el montaje de las estaciones en el Centro de Prensa no presentó finalmente grandes dificultades – “sólo” un montón de trabajo –, el proyecto de la estación en el exterior del templo aparecía mucho más difuso, porque el viernes a media tarde, en la visita que hicimos al lugar Sam y yo, no estaba nada claro dónde podríamos amarrar el dipolo para 40 metros que teníamos previsto utilizar; aún no estaba siquiera iniciado el montaje de la tribuna de radio y no sabíamos si podríamos escoger ubicación en ella.



En previsión de que sirviera de ayuda para extender el dipolo, Sam, que traía una larga cuerda, se encaramó a una estructura algo alejada que sostenía una de las grandes pantallas que reproducirían la imagen institucional, pasó la soga por un travesaño elevado y la dejó allí amarrada, a la espera de poder completar la instalación. En la visita que hicimos al lugar el sábado por la tarde, con la estructura de la tribuna nº 8 ya muy adelantada se vio claramente que armar allí un dipolo medianamente eficiente era casi ilusorio: la estructura metálica de la tribuna se elevaba muy por encima y quedaba próxima en exceso a la ubicación prevista inicialmente para el dipolo. Había que proyectar, armar y probar una antena que pudiésemos transportar, montar y desmontar rápidamente.


Antena de cuarto de onda para la banda de 20 Mts. utilizado por la estación especial de radioaficionados con motivo de la visita del Papa Benedicto XVI

La solución vino al recordar que en el radio club ARMIC disponen de un mástil extensible de fibra de carbono, que podría servir para soportar una antena monopolo de hilo, afirmada en uno de los montantes de la tribuna. Y así se hizo, tomé el mástil y rápidamente traté de armar una antena de cuarto de onda adosándole un cable eléctrico de la longitud apropiada. La banda óptima para las horas en que la usaríamos era la de 40 metros, pero el ensayo del radiante de 10,60 m necesario para resonar en 7075 kHz dio por resultado un mástil muy largo, pesado y que corría el riesgo de romperse si se levantaba algo de viento (como estaba anunciado) al resultar imposible su arriostrado.



Una de las estaciones oficiales de radioaficionados de la visita del Papa Benedicto XVI a la Sagrada Família, instalada en la tribuna de prensa del acto usando el indicativo EG3VSP a cargo de ARMIC, la asociación de radioaficionados de La ONCE

Se optó pues, por usar la banda de 20 metros, cuyo radiante, de sólo 5,28 m, parecía mucho más seguro. Como contra-antena se usaría un hilo no resonante y acoplado capacitivamente a la estructura metálica de la tribuna. Todo pues, estaba preparado para la activación en el exterior del templo, al menos teóricamente.




El gran día:

Se unen EG0EJA desde el radio club y EA3VSP desde la Sagrada Familia



Emili Llopart, secretario de la escuela de radio ARMIC de la Asociacion de Radioaficionados de la ONCE hace la primera llamada como ED0EJA acompañado por Antonio EA3GYE con motivo de la Visita del Papa Benedicto XVI a Barcelona

En paralelo con las operaciones de EG3VP (Centro de Prensa) y EG3SVP (Tribuna de radio, al exterior de la Basílica), durante el domingo 7 en el radio club ARMIC se activaba la estación EG0EJA, con el llamativo “cero” (justificado por la presencia de los Reyes en la ciudad) y el sufijo especial en honor del fallecido presidente Manel Dotu. En la foto, Emili, EA3FTW, secretario de ARMIC, efectúa la primera llamada, atendido por Toni, EA3GYE.




La jornada del domingo supuso un considerable esfuerzo por parte de todo el equipo, que debía dividirse y atender por lo menos seis estaciones: las del Centro de Prensa, las del radio club, con el llamativo “cero” en el indicativo, y la que transmitiría desde la tribuna de prensa y radio, al exterior del templo de la Sagrada Familia. La estación de la asociación ARMIC, con el llamativo “cero” en el prefijo, estuvo a cargo de Toni, EA3GYE casi ininterrumpidamente, soportando un agobiante “pile-up” que se prolongó a lo largo de casi todo el día y que puso a prueba la resistencia del operador.


La organización nos había convocado a las seis de la mañana en el Centro de Prensa, desde donde partirían los periodistas acreditados para ocupar sus puestos en las distintas tribunas dispuestas alrededor del templo y en puntos del recorrido. 


Vista de la fachada de la Sagrada Família tomada desde una de las estaciones oficiales de radioaficionados de la visita del Papa Benedicto XVI a cargo de ARMIC, la asociación de radioaficionados de La ONCE) ubicada en la tribuna numero de prensa
Hacia las nueve de la mañana ya se habían formado los grupos por ubicaciones y a poco fuimos conducidos hasta los autobuses que nos llevarían hasta las proximidades de los respectivos destinos. A resaltar que el formidable dispositivo de seguridad, a pesar del exquisito tacto aplicado por todos sus miembros para ejercer su trabajo, resultó un tanto agobiante. En una operación de este tipo siempre es de temer que el “maldito Murphy” tome parte activa, y en esta ocasión así ocurrió.


Transcurrían los minutos y el colaborador que debía traer el equipo portátil de HF/VHF a instalar en la tribuna no aparecía por problemas de transporte. Finalmente, y ante la orden de salida inminente, hubo que tomar una decisión heroica: Toni cargó con el un equipo de V-UHF, una fuente de alimentación, y un altavoz; Lluis Tarragó con el pesado IC-756, y Núria con cables, el manipulador “reliquia de guerra” de EA3CC y otros accesorios, mientras yo cargaba, como estaba previsto, con la antena “monopolo”. 


Nunca había tenido ocasión de viajar en un autobús, cerrado y custodiado por coches patrulla delante y detrás y flanqueado por motoristas de la policía; alguno de los periodistas del grupo, en son de chanza, se preguntaba si íbamos en condición de sospechosos de terrorismo o de objetivo del mismo. Fuere como fuese, al fin llegamos al punto de desembarco, a unos trescientos metros de la tribuna y en el trayecto –entre dos filas de policías situados cada cuatro metros– se repitió la extraña sensación de sentirse custodiado (o vigilado) en exceso.


Tribuna de prensa 8 de la ceremonia de dedicación de La Sagrada Família por el Papa Benedicto XVI
Llegados a la tribuna, apreciamos que no sería posible montar la antena monopolo en posición vertical, como habría sido deseable: para ello alguien habría debido encaramarse por la estructura; y no traíamos arnés de seguridad y no era aconsejable intentarlo sin él, así que decidimos fijar el mástil en uno de los montantes exteriores de la tribuna y darle una inclinación de 45º para reducir el acoplamiento con la estructura metálica. El hilo de contrapeso se fijó pegado a lo largo de uno de los tubos horizontales, con lo que se garantizaba una elevada capacidad a tierra.


Xavier Paradell Santotomás - EA3ALV junto a una de las estaciones de radioaficionados instaladas por ARMIC en la tribuna de prensa de la Sagrada Família
La medición de la ROE dio valores aceptables tanto en la banda de 20 metros como en la de 17, (e “imposibles” en 40 m, como ya sospechábamos) de modo que por este lado habríamos podido darnos por bastante satisfechos si no fuese por el elevado nivel de ruido presente, perfectamente explicable por la cantidad de equipo electrónico que nos rodeaba y que hacía difícil encontrar un “hueco” en las bandas donde operar con una mínima comodidad. Además, en la banda de 20 metros estaban activos (¡y de qué manera!) los participantes en el concurso ucraniano, tanto en fonía como en grafía, con lo que nos costó bastante hacernos notar; en realidad, hasta que algún alma caritativa nos anunció en el DX Cluster no empezamos a recibir respuestas a nuestros “CQ CQ, EG3VSP, SPECIAL CALL FROM TEMPLE OF SAGRADA FAMILIA” .



Tal como se nos había dicho, la acción de los inhibidores de frecuencia instalados en la “zona cero” no afectaban ni la HF ni la banda de 2 metros, por lo que no experimentamos ningún problema para comunicarnos en esas bandas, salvo por el ruido, que fue aumentando en intensidad y variedad a medida que iban incorporándose a la tribuna más y más operadores de radio, con sus ordenadores portátiles y otros equipos haciendo casi inoperativo al receptor de HF. Lamentamos las molestias que ello sabemos causó a bastantes estaciones que se quejaron, con razón, que no respondíamos a sus llamadas y pedimos su comprensión.




* NOTA: El texto anterior es una reproducción del artículo de la actividad escrito y publicado por Xavier Paradell Santotomás - EA3ALV en el número 317 de la revista CQ, correspondiente al mes de diciembre 2010.

Categorías